Adelgazar de la manera más tonta

Cavitación, mesoterapia, liposucción, crema reductora de noche, ayuno, dieta a base de sobres proteinados, cuando llega esta época del año nos entra la fiebre por ADELGAZAR y en  muchos casos, adelgazar puede ser una cosa muy sencilla.

En presoterapia,com recibimos a diario decenas de emails en busca de soluciones mágicas para adelgazar, para eliminar la celulitis, para resolver el problema de la retención de líquidos, como si existiera esa “solución única, mágica y definitiva” para tener un cuerpo 10.

La realidad es muy dura y resulta que para mantener un cuerpo sano y en forma con una silueta más o menos ideal tenemos que hacer importantes esfuerzos.

La buena noticia es que existen una serie de acciones en nuestro día a día que, por el simple hecho de llevarlas a cabo de una manera adecuada, ayudan y mucho a cumplir el objetivo de adelgazar de la manera más tonta o, por lo menos, a no engordar.

Por eso hemos creído que te encantará conocer los 10 trucos para adelgazar en tu día a día:

1. Beber mucha agua

Tu cuerpo está compuesto de un 60 a un 70% de agua, los especialistas recomiendan tomar 1,5 litros de agua al día. Además de ayudar al cuerpo a usar la energía y los nutrientes de los alimentos, contribuye a la eliminación de toxinas.

Bebe en pequeños sorbos durante todo el día, para que el estómago se llene lentamente.  Un estudio realizado en Estados Unidos revela que beber un vaso de agua antes de cada comida provoca una sensación de saciedad, o sea, comes menos y te ayuda a perder peso.

2. Desayuna cada día

Reza el dicho: “Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un pobre” Pues eso.

Muchos nutricionistas recomiendan tomar 3 comidas al día y no pasar por alto el desayuno porque viene después de un período de ayuno de 8 a 10 horas.  El desayuno debería aportar el 25% de la energía total del día para evitar sensaciones de fatiga física e intelectual, así como los ataques de hipoglucemia.

Esto no significa que tengas que ponerte “hasta reventar” cuando desayunas, sino que deberías desayunar cada día y de forma completa. Pan tostado, cereales integrales con leche de soja, arroz o avena preferiblemente, zumo de frutas o mejor una pieza de fruta natural, frutos secos, huevos, pavo, té o café y sobre todo, evitar la bollería industrial y el azúcar refinado.

¿No sabes qué desayunar? Pregúntanos a info@presoterapia.com!

3. Mastica bien todo lo que comas

Una mala digestión puede producir hinchazón abdominal y de estómago. Para evitarlos, es esencial comer sentado en calma y masticar bien los alimentos.

Masticar lentamente cada bocado envía al cerebro una señal de saciedad que ayuda a ingerir menos cantidad de alimento y a digerirlo mejor.

Si sueles comer rápido inicia el hábito de contar al menos hasta 35 cada vez que te pongas un bocado de comida en tu boca. Cuanto más diluído quede el alimento al ingerirlo, más fácil vas a digerirlo, aprovecharás mejor todos sus nutrientes y evitarás el malestar que produce una mala digestión.

4. Respeta el horario de las comidas

Contrariamente a la creencia popular, no debes esperar a tener hambre para comer. Se recomienda comer cada 4 horas, porque el cuerpo segrega menos insulina, lo que tiende a combatir el aumento de peso.

Se recomienda respetar la misma franja horaria para comer cada día y en caso de sentir una imperiosa sensación de hambre entre comida y comida, mejor que “piques” unos frutos secos o una pieza de fruta para “entretener el hambre”.

5. Bebe té verde

El té verde, debido a su contenido en polifenoles, es un potente antioxidante. Así protege el cuerpo del envejecimiento, ciertos cánceres y enfermedades cardiovasculares y degenerativas.  Reconocido por sus efectos quema-grasas y diurético, el té verde promueve la acción de saciar las hormonas en nuestro cuerpo, combinando el efecto saciante y la acción antioxidante.

Puedes preparar 2,5 gramos de té verde hervido por lo menos 2 minutos en agua a más de 90 ° C y beber varias veces al día.

6. Controla el índice glucémico de los alimentos

El índice glucémico (IG) clasifica los alimentos según su glucemia (nivel de glucosa en sangre).

Un alimento que tenga un IG mayor que 50 empuja al cuerpo a secretar mucha insulina, que promueve el almacenamiento de la glucosa en forma de grasa.

Si el IG de un alimento es bajo, ralentiza la producción de glucosa y la sensación de hambre disminuye o desaparece.

El modo de cocción tiene un impacto directo en IG de los alimentos. Así, IG del arroz blanco normal a cocción rápida es de 85, mientras que el del arroz Basmati es de 50. Es aconsejable preferir alimentos para cocciones largas.

Veámos el índice glucémico de algunos alimentos:

Patatas fritas: 95
Plátano: 60
Soja: 15
Pan integral : 45
Pan blanco : 70
Judías verdes : 30
Chocolate negro (70 % de cacao) : 25

7. Apúntate a los alimentos ricos en fibra

Los alimentos ricos en fibra contienen más vitaminas y minerales. Las fibras insolubles son necesarias para la buena digestión, las fibras solubles regulan los niveles de glucosa en sangre y colesterol.

Comer alimentos ricos en fibras en el comienzo de las comidas favorece la sensación de saciedad.

8. Apuesta por el salvado de avena

Además de tener un bajo índice glucémico (15), el salvado de avena puede regular el azúcar en la sangre (= tasa de azúcar en la sangre) y ayuda a reducir el nivel de colesterol.

El salvado de avena contiene fibras solubles que absorben nutrientes, como carbohidratos y lípidos, reducen el azúcar y las grasas. Su consumo máximo recomendado se establece en 3 cucharadas (= cucharadas soperas) al día.

9. Enamórate del alga agar-agar

El Agar-agar es un gelificante vegetal y natural, extracto de algas rojas. Inodoro, sin sabor y muy pocas calorías, con un 80% de fibras.

100 gramos de agar-agar contienen 335 calorías, pero la dosis máxima recomendada es de 4 gramos por día.

El importante contenido de fibras del agar-agar tiene propiedades saciantes.

Si echas de menos los postres en tus comidas, pon un cazo a hervir y prepara un postre a base de agar-agar y 1 litro de zumo de frutas (manzana, uva roja, zanahoria, pera) . Cuando se inicia el hervor del zumo echas el agar-agar y lo dejas hervir unos 5 minutos, lo dejas enfriar y lo pones en la nevera: Ummmmmm, qué ico!!!! Es delicioso, sustituye al mejor pastelito y NO ENGORDA!

10. Ten siempre a mano un limón

El limón, además de ser un potente antioxidante, previene la aparición de algunos tipos de cáncer.  También es una muy buena fuente de vitamina C, que ayuda a combatir pequeños dolores de cabeza diarios y sirve de aderezo natural para todo tipo de ensaladas.

Si te acucia el hambre, exprime un limón en un vaso de agua caliente y bébetelo.

Si deseas pasar un día de “ayuno” de vez en cuando (una vez al mes te puede ayudar a depurar el organismo de forma natural), mezcla el zumo de un limón con 1,5 litros de agua y 2 cucharadas soperas de sirope de ágave, agítalo bien y bébetelo a lo largo del día.

¿Has visto qué fácil? Introduce estos trucos tan sencillos y económicos en tu vida y notarás resultados en 4 semanas.

Esta semana te dejamos con una nota de buen humor:

Se el primero en comentar en "Adelgazar de la manera más tonta"

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*


Más en ADELGAZAR, agar-agar, alimentos ricos en fibra, indice glucemico, presoterapia, salvado de avena
Reducir cartucheras, eliminar líquidos

y bajar una talla, tres objetivos con una misma solución. Un día te das cuenta de que los pantalones del verano pasado no te abrochan, te sientes hinchada, tus piernas se hinchan fácilmente, padeces RETENCION DE...

Cerrar