Edemas postraumáticos

Edema postraumático 

Un traumatismo (golpe), una fractura o fisura son una de las causas de los linfedemas. A un edema producido por esta causa, se lo denomina edema postraumático. Suelen ser más posibles de revertir que un edema ocasionado por otras patologías, si se aplica a tiempo el tratamiento adecuado.

Este tipo de edema está frecuentemente acompañado de dolores y, a veces, también, de atrofia muscular.

¿Cómo se produce un edema postraumático? La explicación es simple: el traumatismo lesiona o desgarra los vasos sanguíneos y capilares internos, así como los vasos linfáticos. En ocasiones, los vasos cicatrizan normalmente, pero hay veces en que esto no sucede, y es allí cuando se produce este tipo de edemas, a partir del líquido perdido en la lesión que no puede ser reabsorbido.

 

El tratamiento recomendado, al igual que en otros casos de edema linfático, es la realización de un drenaje linfático que permita que el líquido que produce el edema pueda volver a circular por los vasos linfáticos.

 

Autor: Presoterapia

Comparte este artículo en

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>