Fajas : ¿Otro modo de hacer “presoterapia”?

Sí, lo has oído bien : ¡VUELVEN LAS FAJAS!

Ahora resulta que la mayoría de las famosas se visten con faja. Ya no lo esconden, entre otras cosas porque las marcas les pagan muy bien: Anne Igartiburu, Penélope Cruz, Elsa Pataky y muchas más han sucumbido a la práctica y “ lucrativa” moda de llevar faja. Y gracias a la publicidad de estas y otras famosas, miles de mujeres están comprando una faja para “esconder” o “disimular” lo que no les gusta mostrar. Pero ¿qué tienes que saber antes de comprar una faja? ¿ Sirve cualquier tipo de faja? ¿ Para qué la quieres? ¿Una faja para disimular los kilos que has ganado desde el verano? ¿Una faja para estilizar un vestido de noche? ¿Una faja para comprimir tu contorno y vestir un par de tallas menos?

En presoterapia.com hemos recibido diversas consultas a este respecto e incluso alguna lectora nos ha preguntado si con una faja se pueden obtener los mismos efectos que con una sesión de presoterapia.

Para sacarte de dudas, toma nota de algunos conceptos básicos a tener en cuenta antes de comprarte una faja:

1º.- EXISTEN DIVERSOS TIPOS DE FAJA:

+ Estéticas: Son las fajas mas utilizadas para moldear el cuerpo y reducir medidas de abdomen, cintura y caderas. También se utilizan para aliviar dolores de espalda y evitar o calmar luxaciones en la región lumbar.

+ Reductoras: Son las mas efectivas cuando de disimular la ‘barriga’ y “los michelines” se trata. Además de realzar la cintura y reducir volumen corporal sirven para corregir la postura.

+ Ortopédicas: Son fajas especiales para maternidad y para después de cirugías de lipoescultura, liposucción o busto , disminuyendo los hematomas, problemas musculares, malas posturas.

2º.- ELIGE LA LA TALLA ADECUADA: Para uso diario escoge una o dos tallas menos de la que usas de manera habitual. No es aconsejable utilizar fajas muy ajustadas, debes procurar que tu cuerpo se adapte de manera paulatina; Después de intervenciones quirúrgicas, debes utilizar la misma talla de pantalón que acostumbras; para post-parto es imprescindible la prescripción de tu médico.

 

3º.- MIRA PREVIAMENTE LA COMPOSICIÓN DE LOS TEJIDOS QUE LA COMPONEN: Algunos tejidos pueden ocasionar irritaciones de la piel o afectar a personas con ciertos tipos de alergia.

4º.- NO TE ACOSTUMBRES A LLEVAR FAJA CADA DIA: Esconder tus problemas estéticos debajo de una faja es como quitar el fusible del indicador del aceite en tu coche. Todo va bien, hasta que el motor se gripa o hasta que llega el día de ponerse el bikini.

5º.- NO DEJES DE LADO EL CUIDADO DE TU CUERPO: Sigue con tu dieta equilibrada y  tu actividad física regular, bebe agua e infusiones, mantén tus sesiones de presoterapia y masaje, sigue acudiendo al spa de vez en cuando.

6º.- SI TIENES CELULITIS, ELIMINALA: No vas a ir a la playa con una faja!

Todas las fajas ejercen una presión determinada sobre ciertas zonas del cuerpo para “contenerlas” o “comprimirlas” ya sea con fines puramente estéticos o terapéuticos. Aquí encontramos el nexo de unión entre las fajas y la presoterapia y de ahí viene el título de este artículo.

La presoterapia es una técnica que emplea la presión del aire para ayudar al organismo a mejorar y/o normalizar la circulación linfática, reducir volumen de ciertas zonas del cuerpo mediante la eliminación de líquidos sobrantes y comprimir los tejidos después de alguna operación quirúrgica.

Es evidente que no podemos ir con unas botas de presoterapia puestas por la calle, pero los beneficios que ofrece la presoterapia son precisamente aquellos de los que carece una faja. Diríamos que presoterapia y faja son complementarias entre sí.

Presoterapia + faja = solución permanente de problemas de circulación y de volumen corporal.

De todos modos, recurrir a la faja como solución diaria para “esconder” aquello que nos sobra, es un grave error. Ocultar la barriga debajo de una faja ( por fashion que esta sea) nos puede hacer olvidar las causas que han generado dicha barriga. Ponerse una faja 2 tallas inferior a la que nos correspondería con el objetivo de ocultar unos muslos y unas caderas llenos de celulitis, no sirve solo para esconder esa celulitis, sino también para crear problemas circulatorios.

 

Se el primero en comentar en "Fajas : ¿Otro modo de hacer “presoterapia”?"

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*


Más en barriga, caderas, celulitis, cintura, CUERPO, dieta equilabrada, diversos tipos de faja, DOLORES DE ESPALDA, estéticas, fajas, fajas ortopédicas, infusiones, masaje, médico, MICHELINES, post-parto, presoterapia, reducidr medidas de abdomen
Retención de líquidos

¡¡Alerta a bordo!!! Contrariamente a lo que mucha gente piensa, la retención de líquidos no es nuestro enemigo. Simplemente, es una señal de alarma que nos lanza nuestro cuerpo para manifestar que “algo va mal ahí dentro”. Las causas de...

Cerrar