Guía práctica sobre la retención de líquidos

¿Qué es la Retención de líquidos?

Según Wikipedia nos dice que es la acumulación de líquido en los tejidos. No constituye una enfermedad independiente, sino un signo clínico que acompaña a diversas enfermedades del corazón, riñones y aparato digestivo. Estas enfermedades poseen una íntima relación causa-efecto con la hidropesía. La hidropesía es la acumulación de líquido en el peritoneo, que se halla en el vientre, aunque también aparece en los tobillos, muñecas, brazos y cuello.

Este síntoma es consecuencia de una deficiencia en las funciones digestivas o en las excretoras de los riñones o de la piel de la persona que la padece. Si la cantidad de líquido retenido es elevada se producen trastornos en el funcionamiento del corazón y de los pulmones, debido a la presión que actúa sobre estos órganos.

 

Cuando la retención de agua se produce en el vientre (hidropesía o ascitis), puede ser motivada por tuberculosis, tumores del intestino, tumores del aparato genital femenino, así como por varias enfermedades o alteraciones funcionales del corazón, hígado y riñones.

Cuando la acumulación de líquido se da en pies y piernas (edema) se caracteriza por una hinchazón típica, aunque sin dar origen a dolores de ningún tipo ni alterar el color habitual de la piel. Al apretar sobre la zona afectada con el dedo, persisten durante varios minutos unas marcas características denominadas fóveas.

Son causas determinantes de esta enfermedad (edema) las mismas que originan la hidropesía, es decir, trastornos circulatorios, enfermedades del corazón, riñones e hígado, deficiencias de vitaminas y mal funcionamiento del tiroides.

 

Factores que provocan la retención de líquidos:

  1. Calor: Dilata los vasos sanguíneos.
  2. Fluctuaciones hormonales (estrógeno, aldosterona): Durante el período premenstrual, muchas mujeres nota una sensación de retención de agua en el pecho y el abdomen.
  3. Embarazo:  Durante las últimas semanas del embarazo, el vientre ejerce fuerte presión sobre el sistema venoso que devuelve la sangre al corazón. Esta Dieta alta en sal: La sal tiene la propiedad de retener agua en el cuerpo.
  4. Drogas: Algunos medicamentos para la presión arterial, corticosteroides y terapia de reemplazo hormonal pueden asociarse con la aparición del edema.
  5. Venas varicosas: Estas venas dilatadas y azuladas se asocian a una desaceleración del retorno venoso.
  6. Tromboflebitis aguda. Inflamación de una vena con coágulo.
  7. Insuficiencia renal: Una de las funciones del riñón es asegurar la evacuación del agua, es obvio que un riñón que funciona menos bien impide al cuerpo a deshacerse del exceso de líquido.
  8. Enfermedades del hígado, cirrosis: El hígado es un filtro para el sistema sanguíneo, cualquier fallo hepático provoca un aumento de la presión en el circuito venoso ,que se traduce en una dilatación de los vasos y el edema.
  9. Insuficiencia cardíaca: El corazón es comparable a una bomba hidráulica. Cuando ya no es capaz de bombear sangre al cuerpo del ventrículo izquierdo, la sangre se acumula y esto sobrecarga del ventrículo derecho, que ya no es capaz de bombear sangre desde la periferia. Esta acumulación de sangre causan alta presión en los vasos sanguíneos, que se dilatan y causan inflamación.
  10. Hipotiroidismo importante: El cuerpo entero experimenta una desaceleración que se traduce en que el corazón late más lento, bombea menos sangre y promueve la dilatación de los vasos.

 

 

¿Cómo saber si tienes retención de líquidos?

La retención de líquidos suele confundir a muchas personas en su afán por adelgazar. Aumentar una talla o dos no significa necesariamente que has engordado. Muchas personas que se inquietan al aumentar de talla suelen tomar medidas como dietas, ejercicio físico o tratamientos adelgazantes sin saber cuál es la causa de ese aumento de volumen corporal.

En muchos casos, el aumento de talla se debe a una retención de líquidos, pero ¿cómo saber si el aumento de talla se debe a una retención de líquidos o bien a un aumento de grasa corporal?

 

La retención de agua es una acumulación anormal de fluido u otros líquidos en el sistema circulatorio o en los tejidos o en ciertas cavidades del cuerpo. El agua forma parte de la sangre porque  ayuda a transportar las células de sangre en el cuerpo y a mantener el oxígeno y otros nutrientes importantes en solución para que puedan ser recolectados por los tejidos (por ejemplo, glándulas, huesos y músculos). Incluso los órganos y los músculos se componen principalmente de agua.

El cuerpo humano utiliza un complejo sistema de hormonas y sustancias similares a las hormonas llamadas prostaglandinas para mantener su volumen de agua a un nivel constante. Así que si un día bebes más agua de lo normal tus riñones excretarán rápidamente el exceso de agua (o líquido) en forma de orina. Del mismo modo, si bebes menos agua o líquidos de lo necesario tu cuerpo tratará de mantener un nivel de líquidos indispensable para tu organismo  y orinarás menos de lo normal.

 

¿Cuándo se produce una retención de líquidos?

La retención de agua se produce como resultado de cambios en la presión dentro de los capilares o cambios que hacen que las paredes de los capilares sean demasiado permeables. Si la presión es incorrecta o si los capilares son muy permeables se liberará un exceso de líquido en los espacios de tejido entre las células que no podrá regresar a los capilares sanguíneos, permaneciendo en los tejidos y provocando una saturación de agua y una hinchazón de los tejidos.

 

¿Cómo puedes detectar una retención de líquidos?

De una manera simple, presionando con las yemas de los dedos contra cualquier zona de tu cuerpo que parezca inflamada (muslos, brazos, etc). Si al soltar los dedos, queda  la marca de los mismos en blanco, es evidente que existe un problema circulatorio.

Los tobillos hinchados, los pies hinchados o los ojos hinchados suelen ser también señales claras de que existe una retención de líquidos.

Las mujeres suelen padecer una retención de  líquidos en cada ciclo pre-menstrual, provocada por los cambios hormonales.

 

¿Cómo tratar la retención de  líquidos?

A parte de llevar una dieta baja en sal, reducir al mínimo el consumo de alcohol, practicar alguna actividad física a diario y evitar prendas de vestir muy ajustadas, la presoterapia es el tratamiento ideal para prevenir y para eliminar la retención de líquidos en el cuerpo.

 

Descárgate gratis el tutorial para eliminar tu retención de líquidos:

Indique su nombre y dirección de correo electrónico para obtener su descarga gratuita :



 

 

¿Estás gorda o estás hinchada? ¿Estás gordo o estás hinchado?

El aumento de volumen corporal es provocado en muchos casos por una RETENCION DE LIQUIDOS, lo cual significa que tu cuerpo no elimina adecuadamente todos los líquidos que ingiere y genera. Estos líquidos son los encargados de transportar las grasas y toxinas a través de tu sistema linfático para que cumplan su misión fisiológica y después ser desechados por los canales de desecho que tiene tu cuerpo.

Si tu sistema linfático no funciona correctamente, esos desechos no llegan a su destino final y se van quedando atrapados en ciertas zonas de  tu cuerpo  (caderas, rodillas, gluteos, etc).

 

Antes de someterte a la dieta de moda o de machacarte en el gimnasio, comprueba si tu aumento de volumen o talla se debe a que has engordado de verdad o se trata de un fallo en tu sistema linfático y en realidad estás reteniendo demasiados líquidos y tu cuerpo está hinchado.

Engordar implica no solo problemas de imagen sino problemas de autoestima y problemas más graves de salud a largo plazo. Por esta razón, en presoterapia.com no dejamos de insistir en diferenciar los conceptos “ engordar por aumento de la masa grasa” del concepto “ engordar por aumento de volumen”.

 

¿Eliminar líquidos = Reducir volumen?

 

Adelgazar, perder peso y mantener una silueta digna y sana son algunas de las preocupaciones crónicas de la mayoría de las mujeres y muchísimos hombres de este país.

Un dato: El 75 % de las mujeres de más de 40 años aumenta de peso entre 5 y 10 kilos, o lo que es lo mismo, aumentan 2 o más tallas, o sea: ¡la debacle!

A partir de los 40 (sino antes…) la cintura se pierde, la barriga se hincha, las caderas se bombean, los glúteos y los senos caen, la cara interna de los brazos se vuelve fofa y las arrugas faciales se van consolidando.

Al factor hormonal que implica el descenso de estrógenos y progesterona a partir de los 40 se suman las consecuencias de la alimentación, de la actividad física y de la actividad profesional que hayamos desarrollado en los últimos 20 años.

 

La retención de líquidos y lípidos provoca un volumen corporal desde inadecuado hasta excesivo y por eso, antes de emprender otras acciones más radicales debes intentar que tu  cuerpo los vaya eliminando a través de tu sistema linfático .

Cualquier tratamiento reductor y reafirmante pretende reducir el almacenamiemto de líquidos y lípidos, mejorar el drenaje y la nutrición, reducir la fibrosis del tejido,obtener un mayor tono muscular y una piel con aspecto sano.  

 

Terapias naturales para eliminar líquidos y reducir volumen

  1. Drenaje linfático manual (DLM) para favorecer la circulación linfática y evitar la retención de líquidos.
  2. Masajes reductores para liberar la acumulación de lípidos y desechos.
  3. Venda frías para descongestionar y tonificar las zonas flácidas.

 

Aparatología para eliminar líquidos y reducir volumen:

  1. Presoterapia para provocar un drenaje que ayude a eliminar toxinas, líquidos, grasas y desechos a través de los canales linfáticos.
  2. Masajeadores para realizar masajes localizados en las zonas más rebeldes, de manera que los adipocitos no tengan tiempo de acumularse.
  3. Vacumterapia para incentivar la circulación venosa y linfática, aumentar la flexibilidad y tonificar la piel.
  4. Cavitación con ondas ultrasónicas para provocar burbujas en el interior de las células adiposas que al estallar vacían su contenido de lípidos vertiéndolos en el sistema linfático.

 

Cosmética para eliminar líquidos y reducir volumen:

Para ayudar a tu organismo a eliminar el exceso de líquidos, los cosméticos suelen incluir extractos vegetales y otras sustancias activas entre las que destacan: centella asiática, gingko biloba, fucus vesiculosus, laminaria, retinol, vitamina E, ruscus aculeatus, hiedra, aloevera, cafeína, guaraná, L-Carnitina, ácido salicílico, abedul o arándano.

 

Plantas para eliminar líquidos y reducir volumen:

Las infusiones o tisanas de algunas plantas específicas pueden ayudar mucho al organismo a la hora de depurarlo de una forma natural. Diente de león, fumaria, achicoria, perejil, cebolla y saúco son las más recomendadas.

 

Todo lo que deberías hacer “ya” para eliminar y evitar la retención de líquidos:

 

1.- Adapta tu dieta para eliminar más líquidos:

+ Comiendo verduras cocinadas al vapor del tipo alcachofas, brócoli, cebolla e hinojo.

+ Abandonando la carne roja, los embutidos y el pescado graso.

+ Abandonando los dulces e incluso el azúcar totalmente.

+ Comiendo fruta drenante entre horas, del tipo piña y manzana.

+ Sustituyendo el café por el té o infusiones.

+ Abandonando el alcohol y las bebidas carbónicas.

+ Sustituyendo  la sal por hierbas aromáticas.

2.-Depura tus riñones y tu hígado con infusiones drenantes de cola de caballo,fucus o  diente de león.

3.- Ayuna un día por semana tomando solamente piña o caldo de verduras o una mezcla de agua, zumo de limón y agave (3 litros).

4.- Retoma la actividad física, ya sea en el gimnasio, en casa o al aire libre. Lo más importante es que cada día actives tu circulación durante una hora a base de ejercicio físico. Caminar rápido, correr o ir en bicicleta, por ejemplo.

5.- Realiza una tabla simple de estiramientos cada día, después del ejercicio físico (al menos durante 10 minutos).

6.- Hazte un auto-masaje cada día antes de acostarte para activar tu circulación linfática o mejor, que te lo hagan, tu pareja o, ideal, en el centro de estética.

7.- Apúntate a unas sesiones de presoterapia en un centro de estética de confianza. La presoterapia se ha consolidado como el tratamiento más eficaz y cómodo para tratar la retención de líquidos. En una sola sesión puedes llegar a reducir 2 cms. de contorno de muslos. Va en serio!!   

 

                                                                                                   

8.- Si tienes fuerza de voluntad suficiente,  escríbenos a info@presoterapia.com y pregúntanos por “el menú nº 7” una forma distinta, segura y eficaz de eliminar todos los líquidos sobrantes, reducir peso y limpiar tu sangre.

9.- No empieces dietas milagrosas (por muchos millones de libros que hayan vendido), los errores se pagan muy caros.

10.- Hidrata tu cuerpo equilibradamente, ingiriendo la cantidad de líquido necesaria que suele estar alrededor de 1,5 litros de agua al día, aunque también debes contar como líquidos las infusiones, zumos naturales y sopas.

 

¿Barriga hinchada = retención de líquidos?

 

¿Por qué tengo el vientre hinchado? ¿Cómo puedo eliminar mi barriga?

¿Mi barriga se debe a que tengo gases? Resulta que muchos de los excesos que has llevado a cabo durante el invierno están acumulados en esta zona del cuerpo. A parte de la mala imagen que proporciona una “ barriga” colgando por encima del bañador (tanto en hombres como en mujeres), NO ES NADA SALUDABLE tener el abdomen abultado.

Un desequilibrio hormonal, un mal retorno venoso, la retención de agua, el estrés y hasta 30 factores distintos pueden ocasionar una distrofia de tu abdomen.

 

Es muy importante averiguar cual es tu caso, antes de tomar las medidas oportunas.

 

El vientre hinchado está causado por una acumulación exagerada de gases en el colon, a menudo provocada por un estado de estrés (comer demasiado de prisa) o una colitis espasmódica. ¿Solución para un vientre hinchado? Ingerir más lentamente los alimentos (masticarlos mejor), no hablar mientras comes y hacer una dieta rica en fibra.

El vientre redondo se debe a un exceso de grasa y una relajación de la musculatura abdominal. Para reducir o eliminar un vientre redondo tendrás que hacer una dieta específica para eliminar el exceso de grasa y empezar una rutina de ejercicio físico  de resistencia combinando caminar, nadar o correr con abdominales y pilates.

 

Trucos para que no se te hinche el abdomen:

1.- Come despacio, masticando con la boca cerrada y sin hablar.

2.- Evita los alimentos que favorecen las flatulencias, como son las ensaladas, los fritos y las especias.

3.- Bebe agua durante el día, pero evita beber mucho durante las comidas.

4.- Evita beber bebidas con gas.

5.- No mastiques chicle.

 

Remedios para deshinchar el abdomen:

1.- Relájate y evita las situaciones de estrés.

2.- Aprende a respirar adecuadamente.

3.- Toma infusiones depurativas  2 o 3 veces al día.

4.- Ingiere alimentos cocidos.

5.- Practica deportes que combinen una actividad cardiovascular (running, natación, bicicleta, elíptica) con ejercicios específicos para la zona abdominal, en especial, pilates.

6.- Pásate a la homeopatía para que te ayude a deshincharte primero y a evitar que te vuelvas a hinchar cada vez que comes.

7.- Prueba unas sesiones de presoterapia completa (piernas+abdomen). El estímulo de la circulación linfática te ayudará a eliminar líquidos y a perder volumen en pocos días.

 

Dieta depurativa y anti-volumen

La dieta recomendada por www.presoterapia.com para ayudarte a eliminar líquidos y toxinas.

 

Si te sientes hinchada, te pesan las piernas, te molesta tu barriga al abrocharte los pantalones y notas que tu circulación linfática se ha ralentizado es que tu organismo está acumulando demasiadas grasas y toxinas. Ha llegado la hora de depurar tu organismo, pero esta vez no te vamos a recomendar la típica dieta de la piña o la de la sopa  depurativa.

 

Depurarse de vez en cuando te ayudará a renovar tu cuerpo, recargándolo de energía y aliviando sus dos órganos depurativos por excelencia que son el hígado y los riñones.

Si quieres pasar a la acción sin más, suscríbete a info@presoterapia.com y te enviaremos de forma gratuita la dieta depurativa para 7 días.

 

Si deseas conocer más acerca de los alimentos que más te convienen para depurar tu organismo, entonces sigue esta breve guía de alimentos depurativos y aprende a combinarlos como te apetezcan:

 

  1. FRUTAS DEPURATIVAS: Piña, fresa, uva, manzana y pera.
  2. VERDURAS Y HORTALIZAS DEPURATIVAS: Lechuga, hinojo, alcachofa, pepino, puerro, remolacha y pimiento.
  3. HIERBAS PARA INFUSIONES DEPURATIVAS: Diente de león, hinojo y perejil.

 

Por último, una información que te puede resultar muy valiosa: El potasio es un mineral que, junto con el sodio y el cloruro, mantienen el equilibrio hídrico del organismo. Estos tres componentes, llamados electrolitos, son necesarios para controlar la presión de la sangre, para mantener el ritmo cardíaco, para transportar los nutrientes a las células y para evitar que los líquidos sobrantes queden retenidos en el organismo.

 

Un exceso de sodio en la dieta, además de facilitar la aparición de una serie de enfermedades como la hipertensión, rompe con el equilibrio hídrico y favorece la retención de líquidos en el organismo.

Se ha comprobado cómo la ingestión de alimentos ricos en potasio ayuda a contrarrestar los niveles de sodio y restaura el equilibrio. Según los especialistas, la proporción ideal sería la de 5:1, es decir 5 veces más potasio que sodio. En la práctica, esto supone que deberíamos comer menos alimentos ricos en sal y comer más alimentos ricos en potasio.

 

Presoterapia = adiós retención de líquidos

Muchas veces oímos hablar de tratamientos o productos para luchar contra la retención de líquidos y nos conformamos con lo que nos dice la publicidad de esos tratamientos.

Desde hace años,  la PRESOTERAPIA  se ha consolidado como el tratamiento más eficaz, cómodo y natural en el tratamiento de la retención de líquidos.

La clave de todo está en nuestro sistema linfático. El sistema linfático es parte del sistema inmunológico, compuesto por una red de conductos, tejidos y vasos que transportan un líquido claro llamado LINFA.

 

                                                        

 

El sistema linfático también incluye todas las estructuras dedicadas a la circulación y la producción de linfocitos, que incluye el bazo, el timo, la médula ósea y el tejido linfoide asociado con el sistema digestivo.

La linfa es el líquido que se forma cuando el líquido intersticial entra en los vasos linfáticos iniciales del sistema linfático.

La linfa se mueve a lo largo de la red de vasos linfáticos por cualquiera de las contracciones intrínseca de los vasos linfáticos o por compresión extrínseca de los vasos linfáticos a través de las fuerzas de tejido externo (por ejemplo, las contracciones de los músculos esqueléticos).

 

El sistema linfático tiene múltiples funciones relacionadas entre sí:

  1. + Es responsable de la extracción del líquido intersticial de los tejidos
  2. + Absorbe y transporta los ácidos grasos y grasas en el sistema circulatorio
  3. + Transporta las células inmunes y de los ganglios linfáticos en el hueso
  4. + Transporta células presentadoras de antígeno (APC)
  5. + Lleva a los linfocitos de la salida de los vasos linfáticos eferentes de los ganglios linfáticos.

 

Resumiendo, la linfa transporta las grasas y toxinas dentro de nuestro organismo hasta los canales de desecho. Cualquier factor que afecte a este “circuito” natural de nuestro organismo provocará determinadas alteraciones en la circulación de la linfa, o sea, que algunas de esas grasas y toxinas se quedarán bloqueadas en determinadas zonas de nuestro cuerpo. Este suele ser uno de lo motivos más comunes que originan la retención de líquidos y la celulitis.

A partir de ese momento y mientras no actuemos para despejar ese factor que alteró nuestra correcta circulación linfática, el bloqueo lleva a la generación de cúmulos de grasa cada vez más importantes, los tejidos se inflaman y salta a la vista la temida “PIEL DE NARANJA”.

 

La presoterapia es el tratamiento externo, no invasivo más eficaz para ayudar al sistema linfático a restablecer una correcta circulación que permita a esa linfa transportar las grasas y toxinas hasta la meta final, evitando la retención de líquidos.

 

Por medio de dos botas, un cinturón abdominal y/o unos brazos conectados a un aparato que contiene un compresor de aire, la presoterapia ejerce un masaje suave y constante a lo largo de todo el sistema linfático. Un tratamiento muy relajante y que se puede realizar en cabina o incluso en casa.

 

Una sesión de 40 minutos bastará para demostrarte lo que puedes llegar a conseguir con la presoterapia en tu lucha contra la retención de líquidos.

Busca un centro o spa cercano a tu domicilio o lugar de trabajo y pruébala. Con la crisis actual hay buenas ofertas en todas partes.

 

Para un asesoramiento personalizado y gratuito, envíanos un email a info@presoterapia.com

 

Autor: Presoterapia

Comparte este artículo en

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Más en ADELGAZAR, masajeadores, presoterapia, retención de líquidos
piernashinchadas
Año Nuevo sin piernas hinchadas

Retención de líquidos, mala circulación,...

Cerrar