La presoterapia y tu organismo

Presoterapia y circulación son dos conceptos que van de la mano. Para que entiendas qué beneficios te puede aportar la presoterapia y cómo puede ésta ayudar a tu organismo, es necesario plantear las siguientes cuestiones:

¿Cómo funciona tu sistema circulatorio?

¿Tienes una buena circulación? ¿Circulación sanguínea y/o circulación linfática?

El aparato circulatorio sirve para llevar los alimentos y el oxigeno a las células, y para recoger los desechos que se han de eliminar después por los riñones, pulmones, etc. De toda esta labor se encarga la sangre, que está circulando constantemente. La sangre es el fluido que circula por todo el organismo a través del sistema circulatorio. De hecho, la sangre describe dos circuitos complementarios. En la circulación pulmonar o circulación menor la sangre va del corazón a los pulmones, donde se oxigena o se carga con oxigeno y descarga el dióxido de carbono.

En la circulación general o mayor, la sangre da la vuelta a todo el cuerpo antes de retornar al corazón.

El aparato circulatorio consta de un órgano central, el corazón y un sistema de tubos o vasos, las arterias, los capilares y las venas.

El corazón es un músculo hueco, del tamaño del puño, encerrado en el centro del pecho. Como una bomba, impulsa la sangre por todo el organismo.

Los vasos sanguíneos (arterias, capilares y venas) son conductos musculares elásticos que distribuyen y recogen la sangre de todos los rincones del cuerpo.

Las arterias son vasos gruesos y elásticos que nacen en los ventrículos y aportan sangre a los órganos del cuerpo. Por ellas circula la sangre a presión debido a la elasticidad de las paredes.

Los capilares son vasos sumamente delgados en que se dividen las arterias y que penetran por todos los órganos del cuerpo, al unirse de nuevo forman las venas.

Las venas son vasos de paredes delgadas y poco elásticas que recogen la sangre y la devuelven al corazón, desembocan en las Aurículas.

El Sistema Linfático: La linfa es un liquido incoloro formado por plasma sanguíneo y por glóbulos blancos, en realidad es la parte de la sangre que se escapa o sobra de los capilares sanguíneos al ser estos porosos.

Las venas linfáticas tienen forma de rosario por las muchas válvulas que llevan, también tienen unos abultamientos llamados ganglios que se notan sobre todo en las axilas, ingle, cuello etc. En ellos se originan los glóbulos blancos.

Todos los vasos linfáticos del cuerpo van a converger en dos grandes colectores: la gran vena linfática y el conducto torácico a través de los cuales la linfa se introduce en la circulación venosa.

Todo este circuito de la linfa a lo largo de nuestro cuerpo carece de un motor propulsor, como lo es el corazón con la sangre , así que la mejor o peor circulación de la linfa estará condicionada por dos factores externos que son la alimentación y la actividad física de cada persona.

La presoterapia actúa de forma totalmente externa (no invasiva) sobre los canales linfáticos, realizando una suave presión de aire por medio de unos accesorios en forma de botas, brazos o fajín abdominal. Esta presión precisa y continuada estimula la circulación de la linfa ,de  manera que las grasas y toxinas que ésta  contiene pueden llegar a su lugar de destino.

Ya ves  la presoterapia es un invento simple pero de gran ayuda para el cuerpo humano. Si padeces celulitis, retención de líquidos o varices significa que tu circulación linfática funciona mal. Deja que la presoterapia te ayude!

Más información : info@presoterapia.com

Se el primero en comentar en "La presoterapia y tu organismo"

Deja un comentario

Tu email no será publicado.


*