peso

¡Adiós retención de líquidos! ¡Hola piernas bonitas y sanas!

Las piernas son un arma de seducción incuestionable, pero la mayoría de las mujeres suelen preocuparse más de la celulitis que se acumula en ellas.

Para lucir unas piernas bonitas y sanas, no basta con dedicarnos a “machacar” la celulitis, sino que deberás tener en cuenta muchos factores que las favorecen o perjudican. El peso corporal se transmite  a las piernas a través de una línea imaginaria o eje mecánico que va desde el centro de la cabeza femoral hasta el centro  de la articulación del tobillo. Cuando el miembro está correctamente alineado,el eje mecánico asegura un reparto de cargas homogéneo, tanto en caderas como en rodillas y tobillos. Por el contrario, si existe una desalineación, los músculos y ligamentos se ven obligados a trabajar más de la cuenta, provocan dolor y fatiga muscular y habilitan zonas donde se puedan ubicar e incluso enquistar las células adiposas. Con el paso del tiempo y la falta de cuidados específicos las piernas pierden su forma y su contorno natural.

Veámos cuáles son los factores que pueden afectar a nuestras piernas:

1.- Peso: Si el invierno te ha cargado con unos kilitos de más, es imprescindible volver a tu peso ideal o razonable mediante dieta y ejercicio físico. El sobrepeso es el peor enemigo para tus articulaciones y para tu circulación.

2.- Circulación linfática: Una mala alimentación, una vida sedentaria y/o un trabajo sedentario favorecen la retención de líquidos hasta límites verdaderamente peligrosos.

3.- Varices: Existen diversos tipos de varices, todas ellas deben ser tratadas a tiempo y adecuadamente.