sangre

TRATAMIENTO DE LA CELULITIS CON LAS BOTAS DE PRESOTERAPIA

 

La celulitis consiste en la alteración formal y fisiológica del tejido celular subcutáneo que lo incapacita para cumplir sus normales funciones de transporte de alimento y oxígeno a las células y eliminación de los productos de desecho.

La grasa que ingerimos con la comida se absorbe desde el intestino y es transportada a través de la sangre hasta las células adiposas. Cuando necesitamos energía, los triglicéridos de reserva del interior de las células adiposas son descompuestos (lipólisis) y se liberan los ácidos grasos para alimentar a los músculos. Cuando las células adiposas no pueden completar su recorrido dentro del organismo se estancan y se acumulan hasta manifestarse en forma de inflamación o celulitis. Esta celulitis se concentra principalmente en las piernas y los glúteos de las mujeres .

La presoterapia es un tratamiento que se basa en la estimulación física del sistema linfático por medio de un compresor de aire conectado a dos botas de longitud similar a la de unas piernas. Es decir, la presión del aire generado por el compresor a lo largo de las botas que envuelven las piernas por completo, entre la planta de los pies y las ingles, ayuda al sistema linfático a movilizar la linfa.

Si la linfa es la encargada de transportar las grasas y toxinas desde dentro del organismo hacia los canales naturales de desecho, es obvio que la presoterapia resulta una terapia ideal para ayudar al organismo a deshacerse de la celulitis.

¿Cómo ayuda la presoterapia a eliminar la celulitis? Pues podemos dividir la acción de la presoterapia en dos etapas: la primera de presión activa que ayuda a  romper los nódulos de grasa y celulitis enquistada y la segunda que se encarga de hacer circular esos nódulos de grasa y celulitis ya quebrados (más pequeños) hasta los canales de desecho situados en la ingle.

Cada sesión de presoterapia suele durar entre 30 y 45 minutos.

Si estás interesada en conocer más aplicaciones de la presoterapia o te gustaría disponer de un tratamiento a la medida de tus necesidades, envíanos un email a info@presoterapia.com y te informaremos sin compromiso.


El síndrome de las piernas pesadas Más común de lo que parece

¿Cuántas veces has sentido que los tobillos se hinchan y que tus piernas parecen más pesadas de lo habitual? ¿Al terminar tu jornada laboral sientes las piernas hinchadas y los zapatos más apretados de lo normal? ¿Has oído hablar de la retención de líquidos? ¿Sabes lo que es el sistema linfático?

Miles de mujeres se quejan de las molestias ocasionadas por el síndrome de las piernas pesadas, pero muy pocas saben que lo padecen y la mayoría desconocen cómo solucionarlo o mejor, ¡cómo prevenirlo!

En el siguiente dibujo, puedes apreciar los elementos básicos que configuran nuestro sistema circulatorio. La sangre sale del corazón a través de las arterias y regresa a través de las venas, mientras que la linfa que es la encargada de transportar los residuos no tiene quien la bombee. El sistema linfático depende de una serie de factores para poder realizar su cometido y es aquí donde empieza la prevención del sindrome de las piernas pesadas.

Si estás interesada en conocer más aplicaciones de la presoterapia o te gustaría disponer de un tratamiento a la medida de tus necesidades, envíanos un email a info@presoterapia.com y te informaremos sin compromiso.


Acumulación de desechos + retención de líquidos = Mala circulación linfática + celulitis + edemas +…

Solución = PRESOTERAPIA


El agua es uno de los principales componentes del cuerpo humano. El ser humano no puede estar sin beberla más de cinco o seis días sin poner en peligro su vida. El cuerpo humano tiene un 75 % de agua al nacer y cerca del 60 % en la edad adulta. Aproximadamente el 60 % de este agua se encuentra en el interior de las células (agua intracelular). El resto (agua extracelular) es la que circula en la sangre y baña los tejidos. En las reacciones de combustión de los nutrientes que tiene lugar en el interior de las células para obtener energía se producen pequeñas cantidades de agua. Esta formación de agua es mayor al oxidar las grasas – 1 gr. de agua por cada gr. de grasa -, que los almidones -0,6 gr. por gr., de almidón-. Como se muestra en la siguiente figura, el organismo pierde agua por distintas vías. Este agua ha de ser recuperada compensando las pérdidas con la ingesta y evitando así la deshidratación.

• Para consumir alimentos gastamos el 44 % del agua de nuestro organismo y metabólicamente consumimos el 12 %.
• En sudor se nos va el 20 % (sin agitarnos y en condiciones de temperatura normales).
• En la orina gastamos el  60 %.
• En respirar usamos 20 %.

El ejercicio y el aumento de temperatura aumentan la transpiración, la pérdida de agua y, por consiguiente, la necesidad de líquido.

Debemos beber en cantidad suficiente para compensar la pérdida de agua. Los procesos metabólicos de nuestro organismo producen alrededor de 250 ml y obtenemos otros 750 ml de la comida. Por lo tanto, debemos procurarnos los 1,5 litros restantes bebiendo.


Presoterapia… también médica

La presoterapia es el término que suele utilizarse, en el campo médico, para designar la terapia de rehabilitación destinada a reequilibrar los compartimentos interseciales en condiciones donde la aparición de edema crónico en las extremidades…